Noticias — 01 February 2018
¿Puede el ayuno aumentar el poder del cerebro?

Una hormona del estómago que estimula el apetito también parece promover el crecimiento de nuevas células cerebrales. Esto puede explicar por qué algunas personas dicen que el ayuno les hace sentirse mentalmente más precisos. La hormona se llama ghrelina, y se la conoce como la “hormona del hambre” porque cada vez que pasamos unas horas sin comer sus niveles aumentan en nuestra sangre para recordarnos que debemos comer. Pero ahora hay una fuerte evidencia de que la ghrelina también puede mejorar la capacidad de pensar.

Los animales que tienen dietas bajas en calorías tienen una mejor capacidad mental, y la ghrelina podría ser parte del porqué. Un mayor nivel de ghrelina en ratones mejora su rendimiento en las pruebas de memoria y aprendizaje, y parece aumentar la cantidad de conexiones neuronales en sus cerebros. Jeffrey Davies, en la Universidad de Swansea, Reino Unido, y su equipo han encontrado más pruebas de que la ghrelina puede estimular la multiplicación de las células cerebrales (un proceso llamado neurogénesis), y así podría ser la forma en que la ghrelina ejerce sus efectos sobre la memoria. La neurogénesis crea células cerebrales “jóvenes” que mejoran la capacidad del cerebro para formar nuevos recuerdos. Según Davies: «Estas nuevas neuronas se activarán más fácilmente que las neuronas viejas, y esto activará nuevos recuerdos».

Cada vez hay más pruebas de que los humanos también pueden beneficiarse al comer menos para producir más ghrelina. Los estudios han demostrado que las personas con una dieta de aproximadamente un 25% menos de calorías que la cantidad diaria recomendada experimentan varios beneficios para la salud, como un mejor control de los niveles de azúcar en la sangre, que están relacionados con las funciones del cerebro. En un esfuerzo por aprovechar algunos de los beneficios para la salud de una dieta restringida en calorías, algunas personas recurren al ayuno intermitente. Hacer un ayuno completo durante días (o más) puede ser muy difícil tanto física como socialmente. Una manera más simple es terminar de comer temprano en el día y luego no comer nada hasta la tarde siguiente: si la última comida es a las 18:00, y no se come de nuevo hasta el mediodía del día siguiente, habrá 18 horas de ayuno y menos molestias en su vida.

Artículos Relacionados

Compartir

Acerca del Autor

detodo

(0) Comentarios del Lector

Leave a Reply