Noticias — 01 February 2018
La capa de ozono de la Tierra está en proceso de curación

La NASA ha confirmado que el agujero en la capa de ozono de la Tierra, que apareció por primera vez sobre la Antártida en la década de los 80, se está reduciendo gracias a la prohibición de sustancias químicas dañinas. En 1989, el mundo se unió en el Protocolo de Montreal, que prohibió los llamados clorofluorocarbonos (CFC), unas sustancias químicas que agotan la capa de ozono. En ese momento, estos CFC se usaban ampliamente en aerosoles, refrigeradores y aire acondicionado. Se pensó que eran la causa de la reducción de la capa de ozono porque el gas de cloro que emiten daña el ozono. El año pasado las imágenes de satélite parecían mostrar que el agujero de la capa de ozono había comenzado a cerrarse, pero no estaba claro que esto se debiera a la prohibición de los CFC.

Las últimas investigaciones han encontrado que la cantidad de cloro en la atmósfera del planeta ha disminuido significativamente como resultado directo de la prohibición de los CFC. Según la Dra. Susan Strahan, del Goddard Space Flight Center de la NASA (EE.UU.): «Esto demuestra que el Protocolo de Montreal está funcionando: el cloro está disminuyendo en la estratosfera antártica y la destrucción del ozono está disminuyendo junto con él». ¿Qué es exactamente la capa de ozono? La estratosfera de la Tierra se extiende aproximadamente de 10 a 40 kilómetros sobre la superficie. Contiene esta capa de ozono que actúa como un filtro solar, protegiendo al planeta de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y también dañar las plantas.

Los CFC se descomponen por la radiación ultravioleta del sol cuando ascienden a la estratosfera, liberando átomos de cloro que destruyen las moléculas de ozono. Desde 2005, la NASA ha estado monitoreando el agujero en la capa de ozono con su satélite Aura. Este nuevo estudio utilizó las lecturas de Aura sobre la composición química del agujero para demostrar que ha habido una disminución del 20% en cloro desde que entró en vigor el Protocolo de Montreal, y una disminución correspondiente del 20% en el tamaño del agujero. El Dr. Strahan advierte que «los CFC tienen una vida de 50 a 100 años, por lo que permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo. Se espera que en algún momento entre 2060 y 2080 el agujero de ozono se haya ido por completo».

Artículos Relacionados

Compartir

Acerca del Autor

detodo

(0) Comentarios del Lector

Leave a Reply