Ecología — 01 September 2012
Productos locales

Aparte  de  la  reaparición de los productos agrícolas locales, como se ha comentado en ediciones  anteriores de De Todo en Ibiza, este mes nos hemos fijado en los productos locales no comestibles de nuestra vida diaria y sobre todo en los productos elaborados a partir de cualquiera de los residuos generados por la comunidad local, o de los recursos naturales aquí en la isla.

Debido  a  la  enorme  cantidad  de  palets  de  madera que llegan a Ibiza cada año, muchas personas están transformando   este   material   en muebles, ya sea para  vender o para usar en sus propios hogares. Otros están ofreciendo “talleres  de  palets”  especiales, por lo general durante el invierno,  así  todo  el  mundo puede aprender a desmontar un  palet  de  forma  segura  y hacer sus propias invenciones a partir del material recuperado.  La  abundancia  de  palets de madera parece un recurso ilimitado  en   Ibiza,  desde  el comienzo  del  turismo  y  los negocios  de  construcción,  y podemos suponer que habrá palets disponibles, siempre y cuando   importemos   bienes desde el extranjero. En Casita Verde, por ejemplo, se han utilizado alrededor de 300 palets de madera para hacer la mayor parte de los muebles de jardín,  armarios  empotrados y asientos, mesas, sillas, suelos de madera y tarimas, techos de  los  edificios,  además  de ventanas,  puertas  e  incluso perreras.

Otros    productos locales no comestibles son cestas tejidas a mano, sombreros  y zapatos hechos de hierbas locales y brezo. Existen ladrillos de arcilla naturales, vasijas de cerámica, también cosas tales como  el  compost  y  abonos orgánicos elaborados a partir de productos forestales, mezclados con bi-productos de la industria de la madera.

Mirando   por   los   alrededores  de  la  isla,  nos  damos cuenta que no hay límite en el  número  de  cosas  que  se pueden  fabricar  a  partir  de recursos locales. Sin embargo, como hoy en día   tendemos a ir de compras a los grandes comercios, en lugar de inventar formas para convertir materiales  de  origen  natural  o productos de desecho en objetos útiles, incluyendo el arte y la decoración, la mayor parte de nuestro patrimonio natural por desgracia no se utiliza, y al final  termina  pudriéndose  o acaba en el vertedero local.

Al optar por comprar productos  de  fabricación  local, de  hecho,  estamos  agregando valor a nuestra economía local,  en  lugar  de  importar productos  de  otros  países  y continentes.  Es  algo  que  todos podemos hacer si sólo nos paramos a pensar cuando nos vamos de compras y tratáramos  de  imaginar  lo  que  haríamos si los barcos llenos de mercancía no llegaran más a la isla. ¿Cómo sobreviviríamos?

Tal  vez  es  hora  de  que empecemos a darnos cuenta de que, para llegar a ser más sostenibles como comunidad, debemos comenzar a apoyar las iniciativas locales de producción, incluso si tuviéramos que pagar un poco más sólo por  el  privilegio  de  comprar algo  que  siempre  va  a  estar disponible, a pesar de  las fluctuaciones de la economía mundial fuera de la isla.

 

Artículos Relacionados

Compartir

Acerca del Autor

detodo

(0) Comentarios del Lector

Leave a Reply